El fenómeno Klon Centaur

Página en construcción. Estamos trabajando en ella y estará acabada en breve.
Page under construction. We are working on it, english version will also be available.

 

Un poco de historia

finnegan2Corrían los años 80 y Bill Finnegan, padre del Klon Centaur, tocaba en una banda usando una Fender Telecaster conectada a un Twin Reverb. Cuando el local y el técnico de sonido lo permitían, Bill solía poner su Twin al 6 o incluso 7 de volumen, pero había veces que las circunstancias no le permitían ponerlo a más del 3 o 4. El Twin seguía sonando bien, pero no tan rico ármonicamente como cuando el ampli trabajaba a más volumen. Necesitaba solucionar este inconveniente, y pensó que un pedal podría ayudarle a conseguirlo. En 1990 se hizo con un Ibanez Tubescreamer TS9 y un TS808, ninguno de los dos le convenció, ya que según él “El Tubescreamer comprimía la señal, estaba enfocado en un rango de medios que no me gustaban y quitaba buena parte del rango de graves”. Lo que quería Bill era un sonido abierto, grande, con una pizca de clipping valvular, un sonido que no pareciera venir de un pedal.

Fue entonces cuando Bill tuvo la idea de crear un pedal que aunara esos tres criterios. Para ello contaría con la inestimable ayuda de un amigo que acababa de graduarse en Ingeniería Electrónica en el MIT. Quedaban un día a la semana, y durante 2 años, concebirían un prototipo que se ajustaba a lo que Bill buscaba. Algunos guitarristas le animaban a que lo pusiera en producción, pero él pensaba que su circuito aún podía ser mejorado, así que continuaron trabajando en ello hasta que su compañero se mudó lejos y era imposible trabajar juntos. Por ello Finnegan se juntó con Fred Fenning, otro graduado del MIT, para perfeccionar el circuito y dejarlo listo para producción. A finales de 1994, el Klon Centaur se ponía a la venta.

La caja, de aluminio y con una forma totalmente customizada, era de gran tamaño y de un color dorado. Sólo un footswitch y 3 potenciómetros: GAIN, TREBLE y OUTPUT. Cuando uno abría la tapa trasera, se encontraba la placa del circuito tapada con una pasta sólida de color negro, para ocultar los componentes. Su precio era de 225$

Llamaba la atención, por supuesto. Para comprar uno, tenías que llamar a casa de Bill, y teníais una conversación sobre tu equipo y tus expectativas con la compra del pedal. Bill sostiene que lo hacía para asegurarse de que cada cliente estuviera satisfecho con su Klon. El Klon era apreciado por los guitarristas como buffer, como booster “transparente” o como overdrive. El grandísimo tono y el boca a boca hicieron su efecto, y la demanda crecía cada vez más, y cada vez tenías que esperar más semanas para que te entregaran el tuyo. Eso hizo que las unidades de segunda mano tuvieran un precio superior a las nuevas, para quien no quisiera esperar. Todo eso generó un enorme hype.

Bill montaba cada unidad en su salón, en una mesa plegable, durante todo el tiempo que el Klon Centaur estuvo en producción. En el año 2000, aparecieron las primera unidades plateadas, que convivirían con las doradas hasta 2009, año en que Bill, abrumado, decidió dejar de fabricar el Klon Centaur. Aún así, Bill siguió vendiendo alguna unidad en eBay (y aún lo sigue haciendo) para ayudar con dinero a una amiga, madre soltera con problemas económicos.

Pero la historia del Klon Centaur no se acaba aquí. En 2012, se ponía

 

Las versiones: Gold y Silver

Evolución de precios

El KTR. ¿Digno sustituto?

Usuarios famosos

Análisis del circuito

Los diodos “mágicos”

El famoso buffer

Curiosidades

Klones

El Soul Food, ¿Un verdadero clon?

Mods

Conclusiones